‘Dazed and Confused’, de Richard Linklater: La última movida

por Carlos Abascal Peiró


Todo está ahí. De Austin a CIU. Las aprensivas pupilas del novato superan la, a fin de cuentas, inevitable tunda veterana. De este modo, Mitch enrola su mirada tras la pista de un porvenir extraño, tan desconocido como remoto, que termina rebasando esos dos ancestrales hemisferios -nerds vs. quaterbacks- para escenificar la amarga madurez de la teen movie como jardín de infancia en la sociología norteamericana. Luego habrá tiempo para Apatow y sus desplazados, y las hangovers, los jacuzzis y esa new american comedy de la nostalgia y/o el desengaño. Pero Linklater ya había sugerido algo parecido mucho antes, y todo, además de later bajo el bizarro poliéster de Slacker (Richard Linklater, 1991), estaba -vaya que sí- en Dazed and Confused (Richard Linklater, 1993).

 

 

 

Anuncios