El periodismo según Aaron Sorkin: The Newsroom: Contar historias (de verdad)

por Carlos Abascal Peiró


Está bien preguntarnos por el porvenir que aguarda a ese negocio de -también- contar buenas historias (verídicas, acreditadas tras el sacro firewall de la fuente). Está mal, del otro lado, comprobar cómo casi la totalidad del espectro posible de respuestas  a dicha pregunta se inclina por funestos vaticinios con moraleja distópica a modo de bonus. Y está mucho mejor pinchar la HBO para devorar The Newsroom (Aaron Sorkin, 2012-), u otro cabo para la fe del reportero vocacional, tan empapado de idealismo -que todo hay que decirlo- como un PowerPoint de primero de carrera. Pero y qué. No sólo manejamos un sólido tótem de la ficción televisiva reciente y sus múltiples ráfagas, sino también un manual más o menos inflado del oficio, una declaración más o menos honesta de principios profesionales y, por encima de todo, una trama maravillosamente escrita. Así las cosas (de ahora), los ‘más o menos’ saben a ‘más’ y si el que firma resulta ser el gurú Sorkin -el tío que a este ritmo no tardará en manufacturar, ya, crucifijos para guionistas- perderse The Newsroom hace tiempo que dejó de ser una opción para convertirse en síntoma de ineptitud. Must.

Anuncios