Before Midnight (Richard Linklater, 2013): Querían decir amistad

por Carlos Abascal Peiró


42-Before-Midnight

La gente escapaba de la sala. En París celebran su fiesta del cine y lo hacen vendiendo butacas a un precio ridículo, como si necesitasen atraer públicos cuando, naturalmente, no lo necesitan. Así que algunos, aguijoneados por un pase que apenas rentabiliza el papel de la entrada, abandonaron la oscuridad en busca de más ruido y más planos y, sobre todo, menos palabras. Seguramente, y aunque esto les diese lo mismo, porque Before Midnight es un logro. De diálogo, retórica y propuesta.

Linklater es uno de esos creadores norteamericanos cuya inquietud intelectual ha sabido conciliar la generosidad pop que define la cultura de su país con una moderada (y necesaria) reverencia europea. Así, sus personajes -una francesa con lecturas y un escritor texano que juega al baseball- constituyen valiosos ejemplares humanos, tan plausibles como contradictorios, corrientes y, al fin y al cabo, muy queribles. Before Midnight plantea otra estación en la cronología del amor de esta pareja que se cruzó en Viena, se rehizo en París y -críos y reproches en medio- apostó por unas vacaciones en el Peloponeso: reflejo paisajístico de una crisis (ahora sí) sentimental.

La migraña amorosa de los primeros tiempos ha dado paso a un pacto de hábitos y concesiones y, por lo tanto, a algo tan similar a ese correoso estado emocional que todavía se honra en iglesias, juzgados, hoteles, salas de cine. De modo que Jesse ha perdido el punteo rojizo de su barba y Celine ha ganado lustre. Su triunfo, sin embargo, reposa todavía en la capacidad de diálogo, en el recurso al humor o la placentera resignación a la edad y sus castigos. Entonces es verdad eso de que las miserias de una relación, hoy y ahora, continúan sucediéndose ágilmente y sin estridencias, condensadas en largos planos secuencia, en réplicas elásticas. Todo bajo una ya clásica naturalidad tras la cual y, como lo hacemos nosotros, madura la trilogía que dijo ilustrar el amor cuando, a fin de cuentas, hablaba de amistad. Sencillamente. Cosas del eufemismo.

Más: Jonás Trueba sobre todo lo anterior. Aquí.

Anuncios