Plácido (Luis Gª Berlanga): La alegría de las fiestas

por Gabriel Doménech González


tumblr_nh25xmIhyt1ttrk0jo1_1280

Hace escasas horas, terminaba en La 2 de TVE la emisión de la película «Plácido» (1961), dirigida por Luis Gª Berlanga. Nada más lejos de mi intención que escribir una loa sobre esta obra inabarcable, pues es algo que ya se antoja innecesario. Sólo tengo a bien señalar la valentía de los programadores de una cadena que, como su ‘hermana mayor’, ha sido poco menos que saqueada, al incluir en la parrilla un alegato de tal calibre contra toda la podredumbre y la caspa nacional (la misma que gobierna los designios de la Corporación televisiva) y, aún más, contra toda la impostura, la hipocresía y los ‘buenos modos’ que tantos seres humanos estilamos durante estas fechas.

En tiempos de austeridad, solidaridad (antes se decía caridad, pero tanto monta), brotes verdes, emprendedores, luces al final del túnel, loterías de Navidad y sus correspondientes y babosas publicidades, además de otras entelequias, la simple programación de una película como esta (que debería figurar como obligatoria en un utópico programa escolar) se convierte en un necesario acto político ante el que sólo queda aplaudir y adherirse. Alegra ver que, ante tanto mensaje ciego, todavía existen pequeñas trincheras desde las que ojearnos con un poco más de lucidez.

De este modo, comienzo mi andadura en este rincón cibernético y, de paso, hago oportunismo a costa de los festejos. Hoy, esta noche, será Nochebuena. Mañana, Navidad. Así que felices fiestas, en la medida de lo posible. Pero tampoco nos pongamos eufóricos.

rodaje

López Vázquez, Cassen y Berlanga durante un momento del rodaje de Plácido en Manresa (1961)

Anuncios